fbpx

Selector idioma


Cuando alguien desea comprarse un chalet, lamentablemente, lo habitual es que la ejecución de la obra se demore más de lo que uno esperaba. Pero ¿a quién no le gustaría tener una casa vanguardista, personalizada, de forma rápida y a un precio más reducido? En España, a la hora de hablar de viviendas se asocian las construcciones modulares y/o ensambladas en fábrica a bajas calidades o construcciones temporales como carpas, etc.

Sin embargo, debido a las últimas técnicas constructivas, actualmente se puede adquirir para vivir de forma permanente una vivienda modular compuesta por hormigón prefabricado. Visualmente, en la mayoría de ocasiones no podemos distinguir si la estructura de una vivienda está compuesta por estructura de hormigón armado (lo más usado en España) o estructura metálica (aún en menor medida). Y de forma aún más reducida, estarían las casas compuestas por estructura de madera.

No obstante, la estructura de estas casas prefabricadas de hormigón rara vez se ve, de forma que se acaba revistiendo con otros materiales como azulejos,etc. Por lo que en términos de habitabilidad, el material usado para la estructura en absoluto condiciona nuestro confort a la hora de vivir en una casa.

La costumbre, el desconocimiento, la no existencia de redes de un producto diferenciador y sobretodo el miedo a lo desconocido han provocado que las estructuras modulares en edificación residencial apenas se hayan usado.

Las ventajas son evidentes: economía, personalización, rapidez. La casa se ensambla en una nave industrial propiedad de la empresa de casas prefabricadas, se traslada mediante camiones, y en el terreno únicamente hay que dejar preparada la cimentación para “dejar caer” la casa, para después anclarla a la cimentación.

Esta cimentación es exactamente igual a una casa de hormigón armado tradicional. Por otra parte, el aislamiento térmico y acústico es igual que en una edificación tradicional, así como todas las gestiones administrativas y legislación a cumplir.

Desde el punto de vista de control de ejecución de obra, se elimina por completo toda la fase de estructura, una de las más costosas en cuanto a plazo, coste y control. Y por último, en cuanto a seguridad, este tipo de cosas ofrece todas las garantías sobradamente. El hormigón prefabricado puede ofrecer la misma resistencia que el hormigón armado, o más.

Por tanto, para todos aquellos que busquen una casa pret à porter, esta puede ser una maravillosa elección a través de la cual olvidarse de muchas de las gestiones que conlleva una obra tradicional.

Ver noticia original